autores

Susana Rotker (Caracas, 1954 – New Jersey, 2000). Egresada de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Católica Andrés Bello, Caracas. Doctora en Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Maryland. Se desempeñó como periodista en El Diario de Caracas, Últimas Noticias y El Nacional, y en Argentina escribió artículos para Página/12, La Nación, La Gaceta de Tucumán y Revista Crisis.

Susana Rotker
© Betsaida Bonilla

Su trabajo Fundación de una escritura. Las crónicas de José Martí (publicado por Casa de las Américas y Alianza Editorial) fue acreedor del Premio Casa de las Américas, rubro ensayo, en 1991. Autora también de Los transgresores, Fundarte, Caracas, 1991; Ensayistas de nuestra América. Siglo XX, Losada, Buenos Aires, 1994; Memoria de Fray Servando Teresa de Mier (edición crítica en inglés), Oxford University Press, 1999; Ciudadanías del miedo, Editorial Nueva Sociedad, Caracas, 2000. Dictó cátedra de Literatura Latinoamericana en la Universidad de Buenos Aires, la Universidad de Maryland y en la Universidad de Rutgers (New Jersey), donde también fue directora de Estudios de Posgrado en el Departamento de Español. Sus libros y artículos fueron traducidos al inglés y su obra recibió elogios por The New York Times Book Review.


Salvador Garmendia (Barquisimeto 1928 – Caracas, 2001). Narrador, periodista, guionista de radio y televisión, y diplomático. Formó parte del comité fundador de la revista Tiempo literario e integró el grupo, y posterior editorial, Sardio. En 1959, publicó su novela Los pequeños seres. Junto a otros integrantes fundó El Techo de la Ballena. Publicó por esos años las novelas Los habitantes, Días de ceniza y La mala vida, así como su primer libro de cuentos, Doble fondo, y en 1970 la primera edición del Difuntos, extraños y volátiles.

Salvador Garmendia
© Vasco Szinetar

Por su libro de cuentos Los escondites obtuvo el Premio Nacional de Literatura (1972). En 1974 publicó Memorias de Altagracia, la que se convertiría en una de sus obras más importantes. Fue galardonado con el premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo, en su Mención Cuento con el relato “Tan desnuda como una piedra” y en 1992 el Premio Dos Océanos de Francia. Entre otros libros de relatos se destacan Hace mal tiempo afuera y La casa del tiempo. Colaboró periódicamente con artículos humorísticos en la revista El Sádico Ilustrado, de donde surgieron una compilación de crónicas que llevaría el nombre de Crónicas sádicas; ilustrada con dibujos de Pedro León Zapata.